Barrio Bellavista

De Wikiexplora
Saltar a: navegación, buscar


Mesas en Pío Nono



Ver instrucciones para seguir el track en tu teléfono al caminar


Cuadro Resumen (editar)
Ubicación Santiago
Belleza Atractiva
Atractivos Arquitectura interesante, Gastronomía llamativa, Hito(s) histórico(s), Museo(s)
Duración 3 horas
Desniveles +35, -45
Distancia (metros) 3340
(*) El punto de partida y destino en esta ruta se pueden intercalar.
Primer autor Martin Leon Villarroel
Descargar KMZ/GPX Debes registrarte para descargar. Formulario es BREVISIMO
Para ver estos botones debes registrarte. Toma 30 segundos: es un formulario minusculo, de solo 3 campos obligatorios.


Descripción General[editar]

Casa barrio bellavista 1989 - Reifschneider, Archivo Enterreno

Tras el cruce del río Mapocho, en el sector antes conocido como La Chimba, se ubica el Barrio Bellavista. Es uno de los barrios más característicos de Santiago, definido espacialmente por su condición habitacional. La escala del barrio, su arborización, el sello de su arquitectura, la variedad de su equipamiento, el transitar por sus calles y conversar con su gente lo transforman en una especie de pueblo inmerso dentro de una gran ciudad y provee de esa identidad de aquellos barrios de otras ciudades más antiguas.

El barrio tiene su origen en colonia, cuando era conocido como La Chimba. Su integración a la ciudad fue un proceso que comenzó con la construcción del Puente Cal y Canto (1780) y desde comienzos del siglo XIX empezó a desarrollarse con carácter urbano. Se organizaron las calles, se construyeron bloques habitacionales, parques e hitos hoy históricos. Si bien el barrio fue diseñado con una impronta aristocrática y católica, hoy ha mutado a una vivaz bohemia. Las calles rebalsan de bares populares, centros culturales y gastronomía. El barrio se volvió uno de los espacios preferidos por intelectuales y artistas como Pablo Neruda, Camilo Mori y Nemesio Antúnez, entre otros.

¿Sabías que?
Puente de Cal y Canto en 1863

Las obras del Puente Cal y Canto se iniciaron con reos, en calidad de mano de obra forzada. Fueron acollarados en parejas, con cadenas por los pies. De noche se recogían en galpones adaptados como presidios junto a la obra misma. Luis Manuel de Zañartu, corregidor de Santiago, recorría bodegones, casas de juego, chinganas y otros reductos de mala muerte y apresaba a los que no conseguían huir. Los dueños de esclavos los enviaban por unos días a las obras cuando debían ser castigados.

En 1779 se estableció un impuesto al mate para financiar los servicios del puente. Ocurre que el mate era la más popular de las infusiones. Algunos años después la británica María Graham escribió que el desayuno chileno “Consiste a veces en caldo, o carne y vino, pero todos toman mate y chocolate junto a la cama”. Sería más tarde en el siglo XIX que, por influencia británica, el té desplazó al mate.

El Puente de Cal y Canto se inauguró el año posterior a la imposición del impuesto. Se escribió de la obra:

Comillas 1.png
Fue un jigante que miró siempre por la union de los barrios norte i sur del rio, por medio de sus once ojos i diez piernas, fabricadas con sólidas piedras i ladrillos, todo unido con mezcla diabólica de sudor de negros i mulatos i, ademas, con la clara de medio millón de huevos producidos por todas las gallinas i pavas de Santiago.
Comillas 2.png
___________
Justo Abel Rosales

La fabricación de esta argamasa se le llamaba “hacer la pega”, en referencia a sus propiedades adhesivas. Era la tarea más dura, lo que explica que hasta hoy hablemos de “la pega” como sinónimo de trabajo.

Una crecida de 1888 puso fin al puente, tras 106 años de servicio

Época y/o horario adecuado[editar]

Evitar los lunes, de modo que las atracciones estén abiertas. Si quieres ser partícipe de la bohemia del barrio y se está dispuesto a aguantar al paso uno que otro parlante con reguetón a exceso de potencia, se recomiendan los viernes en la tarde. Las calles rebosarán de visitantes finalizando su jornada semanal.

Acceso[editar]

En vehículo propio[editar]

La accesibilidad en vehiculo es incómoda. El Barrio Bellavista posee estacionamientos en sus calles pero habrá que pagar caro en el Patio Bellavista o bien lidiar con las tarifas unilaterales de los estacionadores informales, una desagradable experiencia. Además, visitar Bellavista sin inclinar el codo es una experiencia incompleta, y conducir con alcohol significa que la vida se le acabará antes de que pueda recorrer las rutas de Wikiexplora.

En transporte público y autostop[editar]

La ruta comienza desde la estación Salvador en la línea 1 del metro de Santiago, en el caso que se quiera realizar intercalar, y partir desde el final, la ruta partirá desde estación "Baquedano", para luego dirigirse hacia la primera estación el Puente Pío Nono.

Descripción de la ruta[editar]

Estación 1: Centro Cultural Montecarmelo[editar]

Centro cultural Montecarmelo.
Torre del Centro Cultural Montecarmelo.
Antiguo puente del arzobispo con sus columnas - [Educarchile.cl Educar Chile]
En ruta

Puente del Arzobispo

En el camino hacia el Centro Cultural Montecarmelo, se atraviesa este puente, de particular diseño y sede de seis puestos comerciales en su ancha franja peatonal.

A inicios del siglo XX el Arzobispo de Santiago Mariano Casanova poseía una residencia donde actualmente se emplaza el colegio Patrocinio San José, al lado de Centro Cultural Montecarmelo. La conexión del barrio con el resto de Santiago se realizaba a través del fundo Lo Contador, al poniente. Para solucionar el embrollo se mandó a construir un puente de cimbra de madera que unía Bellavista, con la naciente Providencia.

Este puente dejó de funcionar en 1920. Nueve años después se canalizó el río Mapocho y el Ministro de Obras Públicas ordenó reemplazar el viejo puente por uno nuevo de concreto, diseñado por el arquitecto Josué Smith Solar. Era similar al de hoy, de estilo Art-Decó con dos arcos y cuatro columnas de escaso valor estructural que se perdieron durante las variadas remodelaciones para su ampliación y refuerzos que recibió con el paso del tiempo.

Al extremo oriente del barrio, cercano a los inicios de la Avenida Bellavista, a la altura del puente del Arzobispo, se encuentra esta casona del siglo XIX.

El inmueble nació como Monasterio de las Monjas Carmelitas de Santa Teresa y es un buen ejemplo de la arquitectura decimonónica chilena. Su origen recae en el Arzobispo de Santiago Mariano Casanova quien, durante la década de 1880 impulsó la creación de una fundación destinada a educar a las niñas pobres de Santiago. Tras la búsqueda de la orden religiosa que se haría cargo de esta tarea, en 1890 se erigió canónicamente la congregación del Convento de las Carmelitas de Santa Teresa del Monte Carmelo, contiguo a la congregación de Las Carmelitas de San Rafael en Avenida Independencia. Algunos años más tarde, la congregación buscó un nuevo lugar para establecerse. Con la ayuda monetaria del Arzobispo y aportes comunitarios adquirieron este terreno, parte de un viejo molino llamado “El rosario”.

Se readecuaron las estructuras ya existentes y se concluyó la construcción de iglesia cerca de 1896. En estas nuevas instalaciones la congregación estuvo en condiciones de acometer la educación de las niñas pobres del sector, hijas de obreros y habitantes de la zona.

Con el paso de los años el barrio prosperó y la misión de educar a niñas pobres se dificultó. Más aun, con el terremoto de 1985 el edificio sufrió graves daños estructurales. En consecuencia, las religiosas se trasladaron a la comuna de San Bernardo.

El nombre original Montecarmelo hacía referencia al emplazamiento del lugar, en las faldas del Cerro San Cristóbal y cercano al río Mapocho. Fue declarado Inmueble de Conservación Histórica en 2007.

Hoy funciona como la Casa de la Ciudadanía Montecarmelo y actúa como centro de eventos para la Municipalidad de Providencia. Aloja a una nutrida cartelera musical, cinematográfica y teatral, además de sus variados cursos.


Estación 2: Zona Típica Población Leon XIII[editar]

Población Leon XIII en 1911 - Memoria Chilena
Una casa de la Población Leon XIII en 1910 - Memoria Chilena
Acera actual Población León XIII
¿Sabías que?
León XIII, improbable promotor de la cocaína

La encíclica Rerum Novarum, redactada por el Papa León XIII en 1891, sentó las bases del pensamiento social católico. Se proclamó "la cuestión social" (la creciente pobreza y desigualdades producto de la migración campo-ciudad, sumado a malas condiciones laborales y un Estado ineficiente) como una de las principales preocupaciones de la Iglesia. Instauró a nivel político, en especial al interior de partidos conservadores, un nuevo énfasis social.

Menos conocido pero igualmente memorable es que León XIII condecoró al Vin Mariani (predecesor de Coca-Cola) con una medalla de oro del Vaticano en reconocimiento de los beneficios recibidos del tónico, que él bebía a diario, e incluso apareció en un afiche publicitario apoyándolo. El Vin Mariani contenía 0,263 gramos de cocaína por litro.

Esta población es un sector compuesto por alrededor de nueve cuadras. La ruta sigue una, finalizando al momento de cruzar por la calle Bellavista hacia la estación del Puente de los Candados.

En pie después de un siglo de existencia, este conjunto está compuesto de 169 viviendas distribuidas en nueve cuadras entre Bellavista y Antonia López de Bello. La Población León XIII fue una de las primeras agrupaciones obreras del siglo XX y su población estuvo integrada exclusivamente por familias obreras católicas. Fue impulsada por la Iglesia Católica e inspirada en los principios de la Encíclica Rerum Novarum, proclamando un llamado urgente a resolver el problema social que constituían las malas condiciones de vida de los obreros.

Desde fines del siglo XIX evidenciaban las malas condiciones de la vivienda obrera en los sectores populares, que crecían rápidamente debido al avance industrial y la consecuente migración del campo a ciudad. Bajo el liderazgo de Melchor Concha y Toro y Manuel José Irarrázaval se resolvió poner fin a estas condiciones, traduciendo las enseñanzas pontificias en iniciativas concretas.

La primera fase de la construcción fue hecha entre 1891 y 1895 gracias al legado de Melchor Concha y Toro, abarcando un periodo entre 1891 y 1895. Posterior a aquello se amplió la población gracias a las donaciones de Manuel Jose Irarrazaval, entre 1895 y 1909. En 1910 finalizó la construcción del conjunto cuyo eje era ofrecer viviendas capaces de acoger la vida en familia en un espacio económico. Junto con la ampliación de la población surgió la necesidad de establecer un recinto educativo, la Escuela Mercedes Guzmán. Operó hasta 1916, punto en que cedió sus instalaciones a la Iglesia Epifanía del Señor en el 25° aniversario de la población.

Las edificaciones destacan por su sencillez, de fachadas continuas y jardines interiores. Sus residentes apuestan a la preservación de ciertas conductas socioculturales de la época, preservando la identidad del barrio. Ello explica la rica vida comunitaria, hábito que se remonta a las tradicionales sociedades creadas por sus antiguos residentes (Socorros Mutuos, Patronatos y Cofradías) y que hoy se mantienen vivas bajo una activa junta de Vecinos y Comité de Adelanto. Este último es el responsable de la solicitud y posterior declaración de Zona Típica al barrio y Monumento Histórico a la Iglesia.


Estación 3: Iglesia de la Epifanía del Señor[editar]

Iglesia Epifanía del Señor - Turismo Providencia
Iglesia Epifania del Señor, vista del interior.

La necesidad de una Capilla se remonta a los inicios de la ampliación de la población impulsada por las donaciones de Manuel Jose Irarrazaval que, junto a otra donación menor de Eduardo Marín, permitieron establecer una nueva materialidad más sólida en la estructura de las residencias. El cal y ladrillo permitieron edificar hasta dos pisos, aumentando la densidad. Con anterioridad las necesidades oratorias y espirituales se resolvían mediante una pequeña sala dentro de la Escuela Mercedes Guzmán, que hacías las veces de oratorio improvisado. La nueva realidad demográfica volvió este espacio insuficiente. Era la hora de una capilla acorde.

¿Sabías que? En su interior se encuentra un órgano construido por el italiano Oreste Carlini, a cargo de la Fábrica Nacional de Órganos. Solo se conservan 7 ejemplares Cavaillé-Coll en Chile, todos protegidos por el Consejo de Monumentos Nacionales como Monumento Histórico.

La carencia se suplió para el aniversario de los 25 años de la Población León XIII. Se erigió una capilla que serviría después como templo parroquial. Fue inaugurada en 1916 y bendecida por el vicario General Manuel Tomás Meza.

De arquitecto ofició Enrique Mardones Guerrero, recién titulado de la Universidad Católica. Fue erigida reutilizando parte de la Escuela Mercedes Guzmán, cesada en operaciones dos años antes. Este reciclaje creó una interesante mezcla de arquitectura colonial con neoclásica pues se agregaron elementos relativos a este estilo, como el frontón y las columnas de acceso y la ornamentación.

De una sola nave, techumbre de madera y muros de adobe, el estilo de la capilla busca cercanía hacia la el modelo de capillas de la campiña francesa. Posee varios elementos del neoclásico en sus columnas adosadas. La torre campanario que da su sello característico destaca por sus ventanas de medio punto y el chapitel a cuatro aguas.

En ruta

En dirección hacía el Puente de los candados se encuentran dos inmuebles de conservación histórica dignos de destacar.

  • Vivienda Capellán Abarzúa: Construida en 1935 por el arquitecto Ricardo Larraín Bravo, es una edificación representativa del estilo moderno en Chile. Actualmente utilizada por la Clínica Santa María, la obra, de dos pisos, se mantiene en buenas condiciones. Destaca su simpleza geométrica y ornamental y como ésta adopta la morfología de la manzana en la que se emplaza a través de la curva en su frontis, generando un diálogo directo con el peatón. Esta técnica es característica de ese periodo.
  • Edificio principal Clínica Santa María: Este inmueble corresponde a un edificio de 6 pisos diseñado y construido por los arquitectos Eduardo Costabal y Andrés Garafulic en 1937. Si bien las continuas intervenciones y ampliaciones de la clínica han puesto en riesgo la integridad como inmueble de conservación histórica, la obra se mantiene en buen estado. Es uno de los representantes del estilo moderno en Chile, de diseño simple y curvo. Es notorio el aporte a la construcción del paisaje y de la manzana en la que está emplazado, frente al Mapocho.


Estación 4: Puente de los Candados[editar]

¿Sabías que? Parte de la fama del puente se debe a su figuración en unas de las principales tomas de la franja televisiva del “No” para el plebiscito nacional de Chile de 1988, en donde un joven canta sobre el puente "Porque diga lo que diga, yo soy libre de pensar”.
Puente de los Candados y su acceso.
Vivienda Capellán Abarzúa y su fachada curva.
Edificio principal Clínica Santa María.

Formalmente llamado Puente peatonal Condell es uno de los pocos puentes exclusivos para peatones que cruzan el río Mapocho. Su estructura la conforma un moderno estilo de arco. Adquiere valor inmaterial a través de las variaciones de su nombre y la tradición popular que lo caracteriza.

Su historia se remonta a la década de 1950. Por orden del alcalde Enrique Oviedo Cavada, se decidió construir una estructura peatonal en hormigón armado. Resultó inestable y fue reforzada en 1960 por una empresa constructora llamada Racamalac, origen de otro de los nombres que se le dan al puente a nivel informal. Sufrió una serie de remodelaciones entre los años 1980 al 2000 destinadas a reforzar el pavimento en lo estructural y proveer iluminación que reforzara la seguridad.

La tradición de instalar candados de amor eterno surgió en 2009, tras la traducción al castellano de la novela Tengo ganas de ti, del italiano Federico Moccia. Las parejas, imitando la novela, comenzaron a asegurar candados en sus barandas, escribiendo su nombre en ellos y luego lanzando sus llaves al río como una señal de lo incombustible de su amor. Esta tradición se agudizó el 2012, cuando se estrenó la película homónima, secuela de Tres metros sobre el cielo.

¿Sabías que?
Pont Des Arts, en París, víctima del todo el peso del amor
  • En una broma universitaria en los años '70, un estudiante provisto de arnés oculto dentro de su ropa se descolgó del puente sobre Avenida Andrés Bello y luego amarró una horca entre su cuello y el puente. Ya imagina la reacción de los automovilistas que circulaban debajo...
  • En el Pont Des Arts, en París, fueron tantos los candados de amor que una sección de sus barandas colapsó por el peso
En ruta

En dirección hacía el Jardín Mallinkrodt se encuentra un sobrio conjunto de edificios blancos, declarados zona de conservación histórica, denominados Conjunto de edificios Santa María. Diseñados por el arquitecto Manuel Valenzuela y construidos en 1946, asemejan una construcción continua. Conforman una unidad espacial definida por su fachada continua y patios traseros contenidos. El conjunto es de carácter ecléctico y está compuesto por cinco volúmenes. El más largo es la fachada continua que enfrenta a la calle Santa María, mientras los otros se insertan de forma perpendicular, generando tres patios interiores.


Estación 5: Jardín Mallinkrodt[editar]

Acceso al Jardín Mallinkrodt

Ubicado en el corazón del barrio Bellavista, bajo el concepto de beer garden e inspirado en las fábricas abandonadas y luego recuperadas por artistas en Nueva York, surge como un secreto entre sus residencias pareadas. Tras ingresar a través de un pasaje al patio trasero de una gran casona se llega a esta particular instalación en un amplio espacio. Desde el 2016 funciona un comedor al aire libre surtido por Food Trucks.

Meseros ofrecen a la mesa la carta de cada Food Truck. Hay pizzas, fish & chips, ensaladas, chorrillanas, hot dogs, hamburguesas, cócteles y oferta de cervezas de esas que con fines de marketing llaman "artesanales" pero que en realidad son 100% industriales de menor volumen. El lugar es ruidoso -no lo escoja para sus sesiones de meditación- pero muy vivo.

¿Sabías que? En el caso de que el primer jardín no haya sido suficiente, en Dardignac 022, antes de llegar a Pío Nono se decidió abrir un segundo Jardín Mallinkrodt, inspirado en Berlín y los lugares abandonados en la guerra. Ya se ve, excusas para empinar el codo en Bellavista definitivamente no faltan.


Estación 6: Plaza Mori[editar]

Plaza Mori.
Nombre de calle.png ¿Por qué se llama como se llama? : Antonia López de Bello fue la madre del venezolano Andrés Bello, ese gran decano de las letras del siglo XIX

Esta plaza es uno de los puntos neurálgicos de las actividades de vecinos en el barrio Bellavista, entre la calles Constitución y Antonia López de Bello. Aquí convergen actividades culturales, residenciales, turísticas y gastronómicas. De forma triangular, esta plaza reconoce la escala pequeña del barrio, convirtiéndose en un núcleo que articula tres instalaciones patrimoniales y esenciales en su historia: El Cité Constitución 135, La casa de Camilo Mori y el Castillo Lehuedé.

Su nombre proviene de Camilo Mori, un destacado pintor chileno galardonado con el Premio Nacional de Arte en 1950. La obra de Mori es ecléctica, e incursionó en diversos elementos estilísticos. Entre ellos destacan, el Fauvismo, el Expresionismo y el Cubismo, dando a sus imágenes un aspecto más sintético y bidimensional, adoptando un vibrante contraste cromático. Su casa taller se encontraba adyacente a la plaza en la vereda norte de Antonia López de Bello.

¿Sabías que? Cubismo, fauvismo (derivado del francés para "fieras") e impresionismo fueron todos descripciones peyorativas aplicadas por críticos de arte franceses. Cubismo y fauvismo fueron acuñados por la misma persona: Louis Vauxcelles

La historia de esta plaza se remonta al traslado de la burguesía chilena hacia La Chimba, atraída por el carácter pastoril y pontificio, provocando un auge en la urbanización del sector entre el Cerro San Cristóbal y el río Mapocho. La plaza toma su forma característica con la construcción del Castillo Lehuedé. En la década de 1960 adquirió su carácter definitivo con la construcción de La Chascona y la vinculación del sector con Providencia a través de la arteria Pío Nono.

Castillo Lehuéde en 1989 - Archivo Enterreno
Casa de Camilo Mori.
Umbral de acceso al Cité Constitución 135.
  • Castillo Lehuedé: Frente a la plaza se encuentra esta gran obra llamada también Casa Roja. Es, otra vez más, una obra ecléctica, con raíces hacia el historicismo, casi romántica, que reconoce la escala más pequeña del barrio, apropiándose de la plaza y dándole identidad a través de su carácter contundente. Hoy este tipo de obras son estandartes de sus barrios, entregando distinción al Santiago de hoy. Construida en 1923 para Pedro Lehuedé por el arquitecto Federico Bieregel, evoca las antiguas ciudades europeas, con un primer nivel en zócalo, recubierto exteriormente en piedra, dos pisos, una gran mansarda, y además los elementos que sobresalen y que le dan carácter a su estilo como el zócalo de piedras, el jarrón decorativo, las escaleras de acceso, la forja metálica y el techo inclinado. La obra en sí está compuesta por muros de piedra sólida, con su interior rebosante en madera de roble americano, la transición entre su cuartos interiores es a través de sus puertas que destacan por estar compuestas por vitrales, sus dormitorios poseían grandes chimeneas con acceso a balcones y terrazas. Es impresionante que una casa como esta se pueda adecuar al contexto y escala del barrio sin imponer su contextura.
Lupa.png En qué fijarse : En una de las ventanas de la obra se encuentra un jarrón de porcelana fina, que se ha mantenido desde su fundación en 1923 hasta hoy.
  • Casa de Camilo Mori: Al norte de la plaza, emplazado en Antonia López de Bello, se encuentra este edificio residencial, de estilo moderno y con tres pisos de altura. Fue la residencia del pintor Camilo Mori y sigue siendo un testimonio de la arquitectura moderna. Diseñado por Enrique Cooper Alfaro, y construido en 1943, es de la simpleza geométrica y ornamental característica de este estilo. Es notable el gran ventanal reticulado y su balcón, que se abre hacia la calle y se relaciona con la plaza en su frontis. El edificio fue catalogado como Inmueble de Conservación Histórica y es parte de la Zona típica que abarca la plaza.
  • Cité de Constitución 135: Pasaje conformado por un conjunto de 14 casas ordenadas en dos pares. Es un cité clásico, organizado en forma axial, de valor patrimonial. De características homogéneas en su lenguaje y estructura espacial, conecta cada vivienda a un eje interior de carácter público, a su vez conectado de forma perpendicular con la calle Constitución. Refuerza la profundidad a través su angosto acceso, generando un remate de frontón curvo, delineado por ladrillos en sardinel, como un elemento unificador, recurso que se repite en el resto de los accesos del conjunto, unificando bajo la misma belleza y armonía.

Estación 7: Casa museo La Chascona[editar]

La Chascona
Retrato de Matilde por Diego Rivera.

Construida a los pies del Cerro San Cristóbal en 1953, es una de las tres casas abiertas al público del poeta Pablo Neruda, y la única en Santiago. "La Chascona" ("despeinada" en quechua) es una referencia al apodo del controvertido poeta a su amante Matilde Urrutia. La casa de dos pisos está cargada de citas del amor de Neruda al mar, así como de ironías en las colecciones del Nobel. Fue construida en la empinada pendiente del cerro, donde escurría uno de sus arroyos. Además de museo es la sede de la Fundación Pablo Neruda. Fue declarada Monumento Nacional en 1990.

Comillas 1.png
Estábamos como embrujados por un ruido de agua, era una verdadera catarata la que se venía por el canal, en la cumbre del sitio.
Comillas 2.png
___________
Matilde Urrutia en sus memorias.
¿Sabías que? El poeta fue amigo del aclamado pintor mexicano Diego Rivera, quien pintó el singular retrato de Matilde que ilustra la entrada a La Chascona. En el retrato de Rivera, aparece Matilde con dos cabezas, con su característica cabellera roja. A su derecha se aprecia el perfil del poeta.

La casa fue encomendada al arquitecto catalán Germán Rodríguez Arias y construida en 1953. La etapa de proyección fue fundamental, con la activa participación del poeta. Él definió sus espacios y materialidad, al punto de orientar la casa en contra el sol y hacia la cordillera, contrario a lo proyectado por el arquitecto, debido a su interés por la vista antes que la luz solar. Ideó espacios en base a objetos. Por ejemplo, a través de una ventana y un sillón adecuó un rincón que los incluyera. Hizo traer desde el sur troncos de ciprés para el living, se ocupó personalmente de buscar maderas y otros materiales, discutía y modifica detalles. Al momento de su finalización, Germán Rodríguez tuvo que reconocer que la casa terminó siendo una creación más de Neruda que de él.

En febrero de 1955, Neruda se separó de su esposa, Delia del Carril, y se trasladó a vivir a La Chascona. La casa había seguido creciendo con el agregado de una cocina y un comedor. Posteriormente se construyeron el bar y la biblioteca. Estas últimas ampliaciones fueron encargadas a Carlos Martner en 1958, uno de los arquitectos detrás de las obras del Cerro San Cristóbal, pues Germán Rodríguez había regresado a Europa. Martner indica que Neruda practicaba una forma muy singular de construir sus casas. No lo hacía conforme al procedimiento convencional, comenzando por el diseño de planos funcionales, espaciales y estructurales. La Chascona es interesante tanto en cuanto arquitectura como en tanto espacio del imaginario del poeta. Él modelaba sus hábitat ajeno al gusto señorial y burgués. Más que las fachadas ostentosas, le interesaban los ambientes interiores, íntimos.

Junto con la dictadura militar y la muerte de Neruda a diez días del golpe, la Chascona fue objeto de actos de vandalismo por parte de los uniformados. Inundaron la casa obstruyendo el arroyo y destruyeron su interior junto con los objetos del poeta. Matilde siguió viviendo aquí hasta su muerte en 1985, y gracias a ella y sus esfuerzos por repararla hoy es el museo que es, destinado a difundir la vida del poeta y a permitir el acceso a los ambientes íntimos en los que vivió y creó.

Lupa.png En qué fijarse :
Pequeño anfiteatro donde escurre el arroyo.

Frente al acceso de La Chascona hay murales confeccionados por artistas callejeros, con pilares escultóricos donde se escriben los poemas del aclamado poeta. Esta plazoleta y su anfiteatro, donde corren las aguas del arroyo proveniente del cerro, actúan como un espacio introductorio al legado de Neruda.

Comillas 1.png
He aquí levantada la casa Chascona con agua que corre escribiendo en su idioma,/ las zarzas guardaban el sitio con su sanguinario ramaje / hasta que la escala y sus muros supieron su nombre / y la flor encrespada,la vida y su alado zarcillo
Comillas 2.png
___________
Pablo Neruda, Fragmento de La Chascona.

Horario de Atención

  • Marzo a diciembre: martes a domingo de 10:00 a 18:00 hrs.
  • Enero y febrero: martes a domingo de 10:00 a 19:00 hrs.
  • Lunes cerrado.

Valores

  • Entrada general: CLP$7000 (US$ 10.4 as of April 2019)
  • Entrada preferencial: CLP$2500 (US$ 3.7 as of April 2019) para estudiantes y chilenos mayores de 60 años.
  • Los estudiantes extranjeros deben presentar Credencial Estudiantil Internacional

Ubicación

  • Fernando Márquez de la Plata 0192, Barrio Bellavista, Providencia, Santiago.

Para más información revisar la web del museo

¿Sabías que?

Neruda fue un poeta magnífico, de eso no cabe duda. Pero pese a su talento desbordante, un par de textos ponen los pelos de punta. Por ejemplo:

En su autobiografía naturaliza una violación de manera autobiográfica:

Comillas 1.png
Una mañana, decidido a todo, la tomé fuertemente de la muñeca y la miré cara a cara. No había idioma alguno en que pudiera hablarle. Se dejó conducir por mí sin una sonrisa y pronto estuvo desnuda sobre mi cama (...) El encuentro fue el de un hombre con una estatua. Permaneció todo el tiempo con sus ojos abiertos, impasible. Hacía bien en despreciarme.
Comillas 2.png
___________
Pablo Neruda, Confieso que he vivido (1974)

O su Oda a Stalin, uno de los mayores asesinos de la historia humana:

Comillas 1.png
Su sencillez y su sabiduría, su estructura de bondadoso pan y de acero inflexible nos ayuda a ser hombres cada día. Stalin es el mediodía, la madurez del hombre y de los pueblos.
Comillas 2.png
___________
Pablo Neruda, Oda a Stalin


Estación 8: Estación Inicial del Funicular San Cristóbal[editar]

Entrada al Funicular, año 1925

La Sociedad Anónima Funicular San Cristóbal, se adjudicó por medio de una licitación, la concesión para la construcción del Funicular en el Cerro, que fue encargada a Luciano Kulczewski.

El Funicular, emplazado en la Plaza Caupolicán, remate actual de la Calle Pío Nono, fue inaugurado en 1925. La estructura cuenta con dos plantas más un subterráneo, y su finalidad era contener la boletería y una pequeña sala de espera. El mobiliario en madera fue diseñado por el mismo arquitecto, adecuando completamente la espacialidad interior.

El edificio se configura como una puerta, a través de dos torreones laterales que enmarcan un gran acceso al Funicular. Esta obra, al igual que la casa-taller, remite al mundo medieval relacionándose con el Modernismo Catalán en su variante Neogótica.

El Funicular del Cerro San Cristóbal fue declarado Monumento Nacional en 2000.

Lupa.png En qué fijarse : Los elementos ornamentales que se encuentran en en la boletería del interior, dan cuenta de la intención del arquitecto de crear un edificio totalmente ambientado en un castillo, que da la bienvenida al Parque Metropolitano.

Mira un paseo en el funicular en 1929

Estación 9: Patio Bellavista[editar]

Patio Bellavista
Fachada del Patio Bellavista hacia Pío Nono.
Reutilización del antiguo cite, Patio Bellavista.

Ubicado entre la ribera del río Mapocho y el Cerro San Cristóbal, junto Pío Nono, una de las arterias más importantes que conecta el sector con Providencia, desde su inauguración en 2006 el Patio Bellavista se estableció como un punto neurálgico y umbral del barrio. Converge gastronomía de todo tipo, cultura, artesanía fina, vestuario, joyería, libros, etc, entre otros, con énfasis en lo chileno (aunque por momentos con foco excesivo en seducir al turista extranjero). Con un poco de suerte te toparás con presentaciones en vivo de músicos, danza o arte

El arquitecto Eugéne Joannon había percibido un siglo antes la potencialidad del barrio Bellavista, como núcleo de arte y cultura, pero para esto debía ser redescubierto. Bajo la gestión de Patricio Jadue, presidente del Patio Bellavista, se readecuó el uso de la manzana, que anteriormente sería utilizada para el desarrollo inmobiliario y el establecimiento de un espacio urbano mixto con hoteles y edificios, como un espacio de encuentro a partir de la restauración de lo existente. Con el apoyo de los vecinos y los arquitectos encargados, Pablo de Carolis y Jorge Schliebener se diseñó al interior de la manzana el bulevar que hoy conocemos.

Se intervino un cité de ladrillo para acoger artesanos y algunos restaurantes, manteniendo su fachada y ciertos galpones industriales. Una antigua lechería cedió su lugar a otra serie de locales para artesanos y al amplio patio central. Se rescataron así los rasgos patrimoniales del barrio. El proyecto respetó en general la arquitectura de principios del siglo XX que se aprecia en las construcciones de la cuadra, manteniendo de esta forma las fachadas de viejos cités (conventillos o vecindades) y otros edificios de valor patrimonial. Alrededor de lo que fueran los antiguos patios de las casas, se agrupan hoy los diversos locales.

Además de la preservación del estilo y del cité original se planteó el segundo objetivo de no instalar estructuras muy rígidas, sino dejar abiertas las posibilidades para cambiar los espacios según requerimientos dinámicos de los ocupantes.

  • Horario: Domingo a martes: 11 am a 2 am. Miércoles: hasta las 3 am. Jueves, viernes, sábado y vísperas de festivos: hasta las 4 am
  • Dirección: El Patio Bellavista tiene 7 entradas a lo largo del cuadrante de las calles Bellavista, Pío Nono, Dardignac y Constitución.

La entrada principal está en la calle Constitución 53, pero también se puede entrar por Pío Nono y por Bellavista.

En ruta Ingresar a la Universidad San Sebastián. El atrio de entrada es bastante impresionante

Estación 10: Iglesia Nuestra señora de la Victoria[editar]

Liceo Aleman y detrás la torre de la Iglesia. Chile Iglesias Catolicas.
Iglesia nuestra señora de la victoria - Chile Iglesias Catolicas
¿Sabías que? El antiguo convento de las Monjas Clarisas se ubicaba donde hoy se encuentra la Biblioteca Nacional, justo al frente del tradicional Convento de San Francisco.

Al costado este de la imponente Universidad San Sebastián, se ubica esta Iglesia de carácter neogótico, perteneciente a las Monjas Clarisas de la Victoria y que se ha mantenido en pie desde 1919. Su frontis, con una imponente fachada de una sola torre central, capta la atención de todo aquel que transite el Parque Gómez Rojas, ubicado en la cuadra de al frente en dirección al río Mapocho.

Esta obra fue proyectada por el connotado arquitecto Eugéne Joannon Crozier, quien fuera partícipe en el diseño y construcción de la iglesia de Santa Filomena, la de Corpus Dómini, y de la elección y emplazamiento del Santuario del Cerro San Cristóbal entre otras obras. Con el propósito de servir de capilla para el convento de la Monjas Clarisas, se dio inicio a su construcción en 1912 con la bendición de la primera piedra y finalizó en 1919.

La iglesia fue utilizada como convento por las monjas hasta 1974, cuando se trasladaron a un nuevo monasterio ubicado en La Florida. Cedieron el terreno, que ocupaba una gran parte de la manzana, a la Congregación del Verbo Divino. Los nuevos propietarios establecieron el Liceo Alemán de Santiago, erigido adyacente a la iglesia y que hizo uso de sus dependencias. El 2007 la Congregación trasladó el colegio a Chicureo y vendió el terreno a la Universidad San Sebastián. Este nuevo dueño se estableció sobre el antiguo colegio con su monumental estructura de notoria techumbre rojiza.

Desde la instalación de la Universidad la iglesia pasó a ser parte de su propiedad. Esta institución se hizo cargo de las restauraciones tras los terremotos de 1985 y 2010. Estrictamente superficiales, pues no ha sufrido daños estructurales.

El templo es de marcado estilo neogótico, con una imponente fachada de una sola torre central. El interior está dispuesto en tres naves de cielos abovedados, siguiendo el patrón propio de la tradición gótica. Las paredes interiores están revestidas de un sobrio estuco gris. Con la colaboración de la Universidad San Sebastián fueron agregados diversos elementos arquitectónicos e iconográficos, entre los que sobresale el comulgatorio, de confección reciente. En 2017 se solicitó al Consejo de Monumentos Nacionales declarar toda la obra de Joannon monumento histórico, iglesia inclusive.

Estación 11: Facultad de Derecho de la Universidad de Chile[editar]

Facultad de Derecho Universidad de Chile.
Frontis de la facultad de Derecho Universidad de Chile.
¿Sabías que? El arquitecto Juan Martínez Gutiérrez también es responsable de otras monumentales obras en Santiago, entre las cuales se pueden apreciar; El edificio de la Escuela Militar de Santiago, el Templo Votivo de Maipú y la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

En el costado del río Mapocho, por calle Pío Nono, se ubica uno de los edificios educativos más importantes de Chile, actuando de umbral desde Providencia hacia Bellavista en la ribera norte del río. Con el Cerro San Cristóbal a sus espaldas y el río Mapocho a su lado, la arquitectura de línea curva de grandes columnas componen la monumental fachada principal del edificio.

Esta facultad fue erigida para albergar una nueva casa de estudios para la carrera de derecho, entonces llamada leyes y ciencias políticas, por aquellos días ubicada en la Casa Central. La nueva sede fue encargada en 1934, bajo el decanato de Arturo Alessandri Rodríguez, al arquitecto chileno Juan Martínez Gutiérrez. La inauguración tuvo lugar en 1938. El estilo arquitectónico que representa el edificio es formalmente Art Decó, si bien presenta reminiscencias propias de los monumentales edificios del fascismo italiano.

Declarada monumento nacional en 2014, el Consejo de Monumentos Nacionales indicó a la sazón que la edificación constituye un hito urbano. Se señaló que por volumetría y ubicación es un referente notable de la zona que articula el Parque Forestal, el río Mapocho, la Plaza Baquedano y la vista al Cerro San Cristóbal, espacio fundamental en la configuración urbana de Santiago.

Estación 12: Puente Pío Nono[editar]

Puente Pío Nono en 1955

El puente Pío Nono provoca el recuerdo del antiguo puente que fue construido en la misma ubicación, de una época donde fueron encargados puentes metálicos desde Europa. Estos puentes eran destinados a conectar Santiago con la antigua Chimba a través del río Mapocho, infraestructura determinante en el desarrollo del sector norte de la capital.

El antiguo puente Pío Nono fue parte de uno de los más importantes proyectos urbanísticos a fines del siglo XIX. Se mantuvo por casi cien años hasta 1984, fecha en la cual fue trasladado hasta el lugar donde está en la actualidad, entre el actual puente Pío Nono y Purísima. Es claramente visible 120 metros aguas abajo. El año 1997 se declaró Monumento Histórico Nacional y un año después fue inaugurado el Teatro del Puente, único teatro en el mundo sobre un río. Está en plena operación: ver cartelera.

Hasta el año 2000, cada marzo, en el marco de la semana mechona de la Universidad de Chile, se libraba una batalla campal de frutas y verduras descompuestas entre alumnos de Derecho y de Ingeniería. Ganaba el bando que lograba tomarse el puente. La tradición se acabó luego de que estallara una bomba lacrimógena y los incidentes escalaran.

Recomendaciones[editar]

  • El barrio es algo ajetreado tarde en la noche, pero no llega a ser peligroso. Solo estar atentos.
  • Ir con tiempo suficiente para complacer las papilas gustativas.
  • Para aquellos de batería inextinguible, se puede integrar a la ruta el Cerro San Cristóbal desde la Estación Inicial del Funicular San Cristóbal.

Galería de fotos[editar]

.