Diferencia entre revisiones de «Plantilla:Cerro Santa Lucia»

De Wikiexplora
Saltar a: navegación, buscar
(Página creada con « thumb|Fotografía aérea del cerro. Libro "Tesoros Arquitectónicos del Centro de Santiago " Archivo:ErmitaVM.jpg|miniaturadeimagen|Ermita d...»)
 
Línea 1: Línea 1:
 
 
[[File:SantaLuciaAerea.jpg|thumb|Fotografía aérea del cerro. Libro "Tesoros Arquitectónicos del Centro de Santiago "]]
 
[[File:SantaLuciaAerea.jpg|thumb|Fotografía aérea del cerro. Libro "Tesoros Arquitectónicos del Centro de Santiago "]]
 
[[Archivo:ErmitaVM.jpg|miniaturadeimagen|Ermita de Benjamín Vicuña Mackenna y su familia]]
 
[[Archivo:ErmitaVM.jpg|miniaturadeimagen|Ermita de Benjamín Vicuña Mackenna y su familia]]
 +
[[File:Caupolican1930.jpg|thumb|Fotografía del Caupolicán alrededor de los años '30. Se puede apreciar una panorámica de la ciudad]]
  
 
Este es uno de los espacios públicos más notables de Santiago. De fácil acceso y en pleno centro de la ciudad, ofrece vistas panorámicas gracias a sus casi 70 metros de altura.  
 
Este es uno de los espacios públicos más notables de Santiago. De fácil acceso y en pleno centro de la ciudad, ofrece vistas panorámicas gracias a sus casi 70 metros de altura.  
Línea 28: Línea 28:
 
* Durante el siglo XIX, una de las laderas del cerro fue utilizado como lugar para enterrar a los "''disidentes''"; aquellas personas no bautizadas, o que no profesaran la religión católica, ya que les estaba vedada su sepultación en cementerios oficiales.
 
* Durante el siglo XIX, una de las laderas del cerro fue utilizado como lugar para enterrar a los "''disidentes''"; aquellas personas no bautizadas, o que no profesaran la religión católica, ya que les estaba vedada su sepultación en cementerios oficiales.
 
* El proyecto original de Vicuña Mackenna era bastante extravagante, incorporando cascadas, varios palacios, torres, entre otras cosas.}}
 
* El proyecto original de Vicuña Mackenna era bastante extravagante, incorporando cascadas, varios palacios, torres, entre otras cosas.}}
 
[[Archivo:caupolican ultimo de los mohicanos.jpg|miniatura|300px|Copia de la estatua. En la base de la obra dice ''The last of the mohicans''. Se puede comprar en $19.900.000 [https://articulo.mercadolibre.cl/MLC-457837808-estatua-caupolican-original-nicanor-plaza-1868-permuto-_JM aquí].]]
 
  
 
{{fijarse|
 
{{fijarse|

Revisión del 17:28 16 may 2019

Fotografía aérea del cerro. Libro "Tesoros Arquitectónicos del Centro de Santiago "
Ermita de Benjamín Vicuña Mackenna y su familia
Fotografía del Caupolicán alrededor de los años '30. Se puede apreciar una panorámica de la ciudad

Este es uno de los espacios públicos más notables de Santiago. De fácil acceso y en pleno centro de la ciudad, ofrece vistas panorámicas gracias a sus casi 70 metros de altura.

Su historia se remonta mucho antes de la llegada de los españoles a América. Los habitantes nativos del valle del Mapocho lo llamaban Huelén y era un lugar sagrado donde se practicaban sacrificios. Pedro de Valdivia lo renombró Cerro Santa Lucía porque llegaron el 13 de diciembre, día de esa mártir cristiana que padeció el martirio durante la persecución de Diocleciano. En esta colina establecieron los conquistadores españoles las primeras ermitas: la del la Virgen del Socorro, de Santa Lucía y de San Saturnino.

Era un paseo habitual de los hombres de la colonia encaramarse por la ladera sur para observar desde la altura las mujeres de la Casa de Recogidas. Era todo un panorama. Allí moraban desde 1723 mujeres arrepentidas por su mala vida, a aquellas enviadas por la justicia en su calidad de "mujeres públicas" o las que, por mandato de sus esposos y familiares, necesitaban corregir sus costumbres.

Luego, en la época de la Reconquista, Casimiro Marcó del Pont -último gobernador español en Chile- mandó a construir dos fuertes para defender la ciudad de los ataques independentistas. Uno de estos fuertes, sirvió posteriormente como base para lo que es actualmente el Castillo Hidalgo.

El primer Observatorio Astronómico Nacional se estableció en este cerro en 1852. Fue uno de los primeros observatorios astronómicos de América y uno de los más activos en el siglo XIX.

La mayor y más importante transformación del Santa Lucía fue llevada a cabo por el intendente de Santiago de esa época, Benjamín Vicuña Mackenna en 1872. Este proyecto, parte de las iniciativas de "La Transformación De Santiago" (una serie de 20 medidas propuestas por Vicuña Mackenna, a fin de mejorar la condición urbana de la ciudad), consistió en convertir el cerro, que era un gran peñasco sin vegetación y con escasa vinculación a la ciudad, en un gran paseo público para los habitantes "de bien" de Santiago. Durante 1872 y 1874 el proyecto de transformación incorpora estanques, fuentes de agua, vegetación nativa, caminos, jardines, luminarias y miradores, materializando un imponente paseo urbano.

Dato.png ¿Sabías que? :

Según Vicuña Mackenna, Santiago en su época era una "ciudad doble", con un distrito pacífico, laborioso y decente, que era donde habitaba la burguesía, y otro brutal y desmoralizado, habitado por bestias, que eran los arrabales de la ciudad:

" ... situado al barlovento de de la ciudad, sea solo una inmensa cloaca de infeccion i de vicio, de crímen i de peste, un verdadero 'potrero de la muerte', como se le ha llamado con propiedad"

Posteriormente, se decidió construir un acceso principal y de carácter monumental por la Alameda. Esta entrada fue diseñada por el arquitecto Víctor de Villanueve y se construyó entre los años 1897 y 1903 en estilo neoclásico, muy propio de la época.

El recorrido sugerido comienza entrando por el acceso principal de la Alameda. Luego de subir las escaleras se llega inmediatamente a la terraza donde se encuentra la fuente Neptuno. Posteriormente se sigue subiendo el cerro por el costado oriente hasta llegar a la terraza Caupolicán. Desde aquí se sube hasta la Ermita de Vicuña Mackenna y la cima del cerro. No toma más de 20 minutos y la subida no es exigente, salvo por el último tramo en llegar a la cima que tiene una mayor pendiente y escaleras pronunciadas.

Dato.png ¿Sabías que? :
  • Diego Barros Arana inmortalizó a Casimiro Marcó del Pont con la frase más memorable de los libros escolares de historia de Chile: “de escasa intelijencia, pusilánime i afeminado”. Tras ser nombrado gobernador, desembarcó en Chile con 23 baúles y 59 cajones. Luego recibió desde España un vistoso coche y otros artículos de lujo.
  • Durante el siglo XIX, una de las laderas del cerro fue utilizado como lugar para enterrar a los "disidentes"; aquellas personas no bautizadas, o que no profesaran la religión católica, ya que les estaba vedada su sepultación en cementerios oficiales.
  • El proyecto original de Vicuña Mackenna era bastante extravagante, incorporando cascadas, varios palacios, torres, entre otras cosas.
Lupa.png En qué fijarse :
  • Para el Centenario, el consejo del Museo Nacional de Bellas Artes acordó donar “la estatua en bronce del héroe más caracterizado de la raza araucana, de Caupolicán”. Menos sabido es que el escultor, Nicanor Plaza, la creó para un concurso en Estados Unidos, bajo el título "El último de los mohicanos", lo que explica que en pleno centro de Santiago tengamos a un Caupolicán con plumas en la cabeza, el arco y carcaj. Hay una réplica en el Club Hípico
  • Restos del punte Cal y Canto en la entrada al cerro por Agustinas.
  • Fuente Neptuno, dedicada al dios romano del mar.
  • Escultura de Caupolicán en la terraza del mismo nombre.
  • Ermita de Benjamín Vicuña Mackenna. Aquí hay una de las campanas que sobrevivió al apocalítico incendio de la Iglesia de la Compañía.


El incendio de la Iglesia de la Compañía
Grabado Francés con el incendio de la Compañía. Memoria Chilena
Iglesia de la Compañía de Jesús, hacia 1863 Memoria Chilena

La Iglesia de la Compañía se ubicaba en la esquina de Compañía y Bandera. El 8 de diciembre de 1863 más de dos mil personas aguardaban en su interior la fiesta de la Concepción y el aniversario de las Hijas de María. Llamas de origen desconocido se expandieron con rapidez por los adornos y la iluminación, de material inflamable. Mantas de crinolina que se prendían o enganchaban con facilidad en el mobiliario y largos vestidos de la feligresía principalmente femenina entorpecían el escape y provocaban caídas. Las puertas se abrían hacia adentro, por lo que la presión de la multitud volvió imposible abrirlas. Una de cada 27 mujeres santiaguinas murió allí.

"Cuerpo sobre cuerpo, se formaba una muralla compacta i numerosa. Había mujeres que resistían el peso de diez o doce, otras tendidas encima, a lo largo, a lo atravesado, en todas direcciones. Era materialmente imposible desprender una persona de esa masa compacta y horripilante. Los más desgarradores lamentos se oían del interior de la iglesia" (El Ferrocarril, diciembre 9, 1863).

Mientras las campanas tañían clamando socorro, los espectadores observaban impotentes.

146 carretones llenos de cadáveres rociados de cal abarrotaron la fosa del Cementerio General cavada por más de 200 hombres. Cuatro días demoró el entierro. Las bisagras dobles se volvieron obligatorias en las puertas las iglesias y surgió el primer cuerpo de bomberos de Santiago (el presidente conservador Manuel Montt, del periodo 1851-1861, veía sin mucha simpatía a los bomberos, a quienes asociaba con masonería, liberalismo y herejía protestante).

Las campanas sobrevivieron al incendio. La más grande fue fundida y se hicieron dos, que se instalaron en la iglesia de San Ignacio. Otra se encuentra en la ermita de Benjamín Vicuña Mackenna, en el Cerro Santa Lucía. Una tercera está en el Museo del Ejército en El Huique, región de O'Higgins. Otras tres campanas fueron vendidas como chatarra al comerciante británico William Graham. Estuvieron 145 años en la Iglesia de Todos los Santos de Gales, hasta que en 2010 fueron instaladas en los jardines del ex Congreso. Fueron entregadas por el Reino Unido como regalo por el Bicentenario. Martina Maturana, la niña que hizo sonar el gong en la isla de Juan Fernández para alertar sobre el maremoto del 2010, fue la primera en tañirlas.

Calles.png ¿Por qué se llama como se llama? : Victoria Subercaseaux, el nombre de la calle que flanquea el Cerro Santa Lucía por el oriente, homenajea a la esposa de Benjamín Vicuña Mackenna. Don Benjamín recibió de ella no solo nueve hijos, sino también sesiones de ultratumba: doña Victoria era médium.