Diferencia entre revisiones de «Plantilla:Catedral De Santiago»

De Wikiexplora
Saltar a: navegación, buscar
 
Línea 29: Línea 29:
 
En 1840 el papa '''Gregorio XVI''' lo convirtió en Catedral. En 1846, inició la construcción de la Capilla del Sagrario, terminada por '''Eusebio Chelli'''.  
 
En 1840 el papa '''Gregorio XVI''' lo convirtió en Catedral. En 1846, inició la construcción de la Capilla del Sagrario, terminada por '''Eusebio Chelli'''.  
  
En 1898, el arzobispo '''Mariano Casanova''' ordenó una remodelación completa de la Catedral, que quedó a cargo de '''Ignacio Cremonesi'''. Con un controversial diseño toscano, refaccionó completamente el interior y exterior de la iglesia, definiendo su orden interior en base a tres naves; dos laterales y una central de mayor altura. A esto se suma una cúpula donde remata la bóveda, sobre el altar principal, abundante decoración, la unificación de fachadas, y el diseño de las dos torres que hoy coronan el templo. Las obras incluyeron estuco en los muros de piedra, la supresión de las vigas de cedro y el [[Glosario#A|artesonado]] de madera del interior, adornándola con pinturas y aplicaciones de estuco y yeso. Con esas intervenciones perdió su primitivo estilo colonial y adquirió el carácter moderno renacentista que aún mantiene. En 1906, Casanova consagró el templo modificado.
+
En 1898, el arzobispo '''Mariano Casanova''' ordenó una remodelación completa de la Catedral. Como los trabajos no acababan nunca, en las esferas populares se decía que la pega no iba a terminar jamás. A cargo quedó '''Ignacio Cremonesi''', un "estucador italiano con ínfulas de arquitecto", en palabras de monseñor Fidel Araneda, ex deán de la catedral. Sin embargo, Cremonesi tenía un hermano cardenal. Con un controversial diseño toscano, refaccionó completamente el interior y exterior, definiendo su orden interior en base a tres naves; dos laterales y una central de mayor altura. A esto se suma una cúpula donde remata la bóveda, sobre el altar principal, abundante decoración, la unificación de fachadas, y el diseño de las dos torres que hoy coronan el templo. Las obras incluyeron estuco en los muros de piedra, la supresión de las vigas de cedro y el [[Glosario#A|artesonado]] de madera del interior, adornándola con pinturas y aplicaciones de estuco y yeso. Con esas intervenciones perdió su primitivo estilo colonial y adquirió el carácter moderno renacentista. Dice Araneda que a Cremonesi le "bastaron seis meses para mutilar nuestro primer templo". Otro historiador, Miguel Solá, opina que las intervenciones del italiano fueron "tan desastrosas como un terremoto".
 +
 
 +
En 1906, Casanova consagró el templo modificado.
  
 
'''Horario:''':
 
'''Horario:''':

Revisión actual del 19:11 25 ago 2019

Fotografía de la Plaza de Armas en la actualidad
Croquis de la Catedral en 1835, de Mauricio Rugendas
Fotografía de la Catedral en 1867
Boceto de la Fachada de la Catedral de Cremonesi, alrededor del 1900
Comparación de Catedral Metropolitana y Archibasilica de San Juan de Letran en Roma
Nave Central y Altar Mayor, al interior de la Catedral

El templo que abarca casi una manzana entera, se ubica en la esquina norponiente de la Plaza, en un terreno limitado por las calles Bandera, Catedral y Plaza de Armas, en donde se encuentra su acceso principal. Es un hito arquitectónico en pleno corazón del trazado urbano.

Pedro de Valdivia destinó el solar del costado norponiente de la Plaza Mayor para erigir un templo. Este debió ser reconstruido en cinco ocasiones durante tres siglos (1566, 1571, 1670, 1679 y 1748), a raíz de incendios y terremotos.

Dato.png ¿Sabías que? :
  • En los inicios de la ciudad, mientras se realizaba la construcción del Templo Mayor, los servicios religiosos eran celebrados en la puerta de la Casa del Gobernador, donde hoy se emplaza el Correo Central.
  • Durante la colonia, muchas fiestas religiosas se desarrollaban en torno al espacio de la Catedral. Las grandes procesiones, como la de Semana Santa o del Corpus ocurrían en la plaza, aledañas al templo. Asimismo, motivo de las fiestas del apóstol Santiago, patrono de la capital, se llevaba a cabo el paseo del estandarte, con juegos de cañas, además de corridas de toros, para lo cual se cerraba la plaza. El juego de cañas en particular simulaba una acción bélica. Hileras de hombres montados a caballo se arrojaban cañas de ciprés de 3 o 4 metros de largo a modo de lanzas, que debían ser detenidas con el escudo. De inmediato el grupo receptor se transformaba en lanzador, y así proseguía un vaivén por un buen rato

El primer templo oficial de Santiago inició su construcción el año 1566, finalizando alrededor del 1600. De dimensiones mucho menores a la actual, contaba con un lujoso alhajamiento. Estaba orientado en sentido norte-sur en lugar del este-oeste del actual. Su acceso era por la actual calle Catedral, característica que se mantuvo hasta el siglo XVIII, cuando el acceso se trasladó hacia la plaza. El 13 de mayo de 1647, el "terremoto magno" hizo trizas todo lo construido en Santiago, salvo la iglesia San Francisco (es el origen de la tradición del Cristo de Mayo). Gracias a la gestión del obispo Gaspar de Villarroel, la catedral fue rápidamente retocada. Sin embargo, en 1657 un nuevo temblor arruinó casi por completo su estructura, por lo que debió realizarse una segunda restauración entre 1662 y 1687, año en la que fue consagrada.

Dato.png ¿Sabías que? :
  • En 1648 el Inquisidor Visitante denunció desde el púlpito de lo que había alcanzado a levantarse de la catedral “un gravísimo delito moral antinatural, consistente en manoseos y succiones orales a los genitales de unos recios y apuestos oficiales ibéricos”. Acusaba a cinco mujeres casadas y de alcurnia, una de ellas nieta del gobernador. Dos se desmayaron y fuero sacadas en brazos. Todas fueron engrilladas, envueltas en mantos negros y recluidas en celdas individuales en el convento de las Clarisas en preparación para el juicio. El Consejo de Calificaciones del Santo Oficio las liberó por falta de pruebas. Pero la rabia quedó en el aire. El año siguiente, dos siluetas femeninas atentaron contra el Inquisidor Visitante una madrugada que tomaba aire en un banco de la Cañada (actual Alameda), y le cercenaron sus genitales.
  • La puerta que da a la Plaza de Armas, llamada “Puerta del Perdón”, obtuvo su nombre a raíz de una polémica ocurrida cerca del año 1600, donde se argumentó que la puerta norte debía ser clausurada debido a la indecencia de las casas que se encontraban al frente. La puerta original fue entonces cegada, hasta su destrucción en 1769.

Debido al terremoto de 1730 se determinó que los arreglos habían sido inútiles, ya que se resquebrajaba la estructura. A esto se suman los numerosos incendios que afectaron al edificio. En 1746, el cabildo, con el obispo Juan González Melgarejo a la cabeza, decidió renovar y ampliar la Catedral. Las obras se iniciaron en 1748.

El nuevo templo fue diseñado por los jesuitas bávaros Pedro Vogl y Juan Hagen, quienes enviaron su proyecto a España para la aprobación real. Para ampliar fue necesario reorientar la iglesia de modo que su fachada mirara hacia la plaza. Fue necesario comprar dos propiedades, una de ellas nada menos que la residencia del gobernador, Juan de Ovalle. 8400 pesos costó la gracia. En 1751, los constructores debieron enfrentar una polémica entre las autoridades administrativas y eclesiásticas: se debatía por la altura interior de la catedral, elevación que se objetaba al hacer el inmueble más susceptible a daños ante un eventual terremoto. Sin embargo, un incendio que afectó al edificio que anteriormente ocupaba la catedral, terminó con el debate. En dicho incendio se perdieron casi todas las obras de arte que se conservaban desde el siglo XVII. Entre ellas dos órganos, la sillería del coro tallada en cedro, y trece altares con todos sus adornos. Las funciones de la catedral fueron desplazadas temporalmente a la iglesia de la Compañía, en el terreno donde hoy se emplaza el ex Congreso.

Tras Vogl y Hagen, siguieron como directores de obras Matías Vásquez de Acuña y Francisco Antonio de Barros. Para 1768, se encontraban terminados dos tercios de la obra. En 1775 se inauguró la parte posterior, y la nueva Iglesia fue entregada.

En 1779, Joaquín Toesca se hizo cargo de proseguir con las faenas de la última etapa de diseño y construcción. A él se le atribuye la armonía y homogeneidad al conjunto. La solución que el arquitecto propuso fue de estilo neoclásico italiano. El templo, de altura demasiado baja en relación al área a consecuencia del temor a los terremotos, generaba un conjunto lóbrego. Las tres naves generaban "una tétrica oscuridad", en palabras de Thaddaeus Haenke, que la conoció en 1794. Tras la muerte de Toesca, su discípulo Juan José de Goycolea retomó la labor de construcción, que finalizó en 1830.

En 1840 el papa Gregorio XVI lo convirtió en Catedral. En 1846, inició la construcción de la Capilla del Sagrario, terminada por Eusebio Chelli.

En 1898, el arzobispo Mariano Casanova ordenó una remodelación completa de la Catedral. Como los trabajos no acababan nunca, en las esferas populares se decía que la pega no iba a terminar jamás. A cargo quedó Ignacio Cremonesi, un "estucador italiano con ínfulas de arquitecto", en palabras de monseñor Fidel Araneda, ex deán de la catedral. Sin embargo, Cremonesi tenía un hermano cardenal. Con un controversial diseño toscano, refaccionó completamente el interior y exterior, definiendo su orden interior en base a tres naves; dos laterales y una central de mayor altura. A esto se suma una cúpula donde remata la bóveda, sobre el altar principal, abundante decoración, la unificación de fachadas, y el diseño de las dos torres que hoy coronan el templo. Las obras incluyeron estuco en los muros de piedra, la supresión de las vigas de cedro y el artesonado de madera del interior, adornándola con pinturas y aplicaciones de estuco y yeso. Con esas intervenciones perdió su primitivo estilo colonial y adquirió el carácter moderno renacentista. Dice Araneda que a Cremonesi le "bastaron seis meses para mutilar nuestro primer templo". Otro historiador, Miguel Solá, opina que las intervenciones del italiano fueron "tan desastrosas como un terremoto".

En 1906, Casanova consagró el templo modificado.

Horario::

  • Lunes: Apertura a las 11 de la mañana.
  • Martes a Sábado: Apertura a las 10 de la mañana.
  • Domingo: Apertura a las 9 de la mañana.

Cierra sus puertas una vez terminada la Misa de 19:00 horas, a eso de las 20:00.

Lupa.png En qué fijarse :

Fachada

  • Para el diseño de su fachada, Cremonesi creó una "envoltura" sobre la catedral preexistente, más que eliminar lo que existía y comenzar de cero. Es por ello que si uno se fija, se pueden ver detalles de cómo se cubrieron o modificaron elementos de la fachada original. Ejemplo de ello son las actuales ventanas redondas de la fachada hacia la Plaza, que se encuentran dentro del marco de las ventanas originales con forma de arco, las cuales fueron rellenadas con piedras.

Nave Central

  • Destaca el Altar Mayor, construido en Múnich en 1912 en mármol blanco con aplicaciones de bronce y lapizlázuli. Posee un ciborio de mármol, que conserva en su interior el crucifijo, coronado por un águila y custodiado por ángeles.
  • El órgano de coro, que fue construido por los jesuitas alemanes de Calera de Tango en 1754, aun en uso.
  • El retablo mayor, que posee una imagen en madera de la Asunción de Nuestra Señora (patrona de la catedral), rodeada de ángeles y rayos de bronce, custodiada por las imágenes del Apóstol Santiago, y de Santa Rosa de Lima, ambas también en madera.
  • Los púlpitos de madera tallada de la nave central, originales del siglo XIX.
  • En su cripta, bajo la losa del presbiterio, se encuentran alojados los restos de arzobispos y obispos de Chile. Fue remodelada en 2005, por lo que tiene un aspecto moderno y sobrio.
  • Tras el altar mayor antiguo, se encuentra la cripta civil de Diego Portales.

Nave Derecha

  • Sobresalen los sepulcros de grandes personalidades de la historia del país; los primeros obispos, y personajes de la aristocracia criolla. Adyacente a la puerta de calle Catedral, se encuentra la lápida de madera tallada a la memoria de los hermanos carrera (Juan José, Luis, José Miguel y Francisca Javiera). Destacan también las tumbas de Monseñor José Antonio Martínez de Aldunate, obispo electo de Santiago, y de Monseñor Joaquín Larraín Gandarillas, fundador y primer rector de la Universidad Católica de Chile.
  • Destaca el Monumento a los Héroes de la Batalla de Concepción, que guarda los cuatro corazones de los capitanes caídos en combate. La historia de estos remonta al 9 y 10 de julio de 1882, cuando 77 militares resultaron rodeados por unos 1800 soldados y montoneros peruanos en La Concepción. Lideraba a los chilenos Ignacio Carrera Pinto, nieto de José Miguel Carrera, sobrino-nieto de Francisco Antonio Pinto y sobrino de Aníbal Pinto. Todos fueron aniquilados en lo que un subteniente calificó de “homérica lucha de 30 horas”. Incluso una cantineras que dio a luz en medio de la batalla. Los corazones de los cuatro oficiales fueron extraídos y conservados en frascos llenos de alcohol. Es en memoria de esta gesta que Carrera Pinto protagoniza los billetes de $1.000, y que cada 9 de julio el Ejército celebra el solemne Juramento a la Bandera. El Monumento, hecho en mármol blanco, fue inaugurado en 1912.
  • Existen ocho altares; dedicados a : San Francisco de Paula, San Francisco de Sales, San Alberto Hurtado, Santa Teresa de los Andes, la Transfiguración del señor (copia de la pintura de Rafael Sanzio), Nuestra Señora del Carmen, Nuestro Señor Jesucristo y San Pedro.

Nave Izquierda

  • La Capilla para el Santisimo Sacramento, copia de la de San Juan y San Pablo de Roma. Posee un altar cubierto por un ciborio de mármol. En esta capilla oró el papa Juan Pablo II, durante su visita al templo en 1987.
  • Existen seis altares, dedicados a: Apóstol Santiago, patrono de la ciudad; Arcángel Miguel; Madre Dolorosa (con una copia de la escultura de la Basílica de Santa María la Mayor en Roma); Nuestra Señora del Tránsito; San José y Cristo Crucificado.