Edición de «Barrio Yungay»

Saltar a: navegación, buscar

Advertencia: no has iniciado sesión. Tu dirección IP se hará pública si haces cualquier edición en estas condiciones. Si inicias sesión o creas una cuenta, tus ediciones se atribuirán a tu nombre de usuario, además de otros beneficios.

Puedes deshacer la edición. Antes de deshacer la edición, comprueba la siguiente comparación para verificar que realmente es lo que quieres hacer, y entonces guarda los cambios para así efectuar la reversión.

Esta página admite anotaciones semánticas en el texto (p. ej. "[[Is specified as::World Heritage Site]]") para construir contenido estructurado y consultable provisto por Semantic MediaWiki. Para una descripción completa sobre cómo usar anotaciones o la función analizadora #ask, consulta a las páginas de ayuda primeros pasos, anotaciones en el texto o consultas en línea.

Revisión actual Tu texto
Línea 36: Línea 36:
 
*La Quinta Normal no queda en la comuna de Quinta Normal, sino en la de Santiago.}}
 
*La Quinta Normal no queda en la comuna de Quinta Normal, sino en la de Santiago.}}
  
Los inicios rurales de lo que hoy es el barrio Yungay datan de mediados del siglo XVI, en terrenos otorgados a '''don Diego García Cáceres''' por '''don Pedro de Valdivia''' como reconocimiento por su participación en la conquista de Chile. Estas tierras eran delimitadas por el río Mapocho al norte, la actual Avenida Brasil por el sur, y la actual calle San Pablo por el oriente. San Pablo, en particular, marcaba el inicio del camino a Valparaíso:
+
Los inicios rurales de lo que hoy es el barrio Yungay datan de mediados del siglo XVI, en terrenos otorgados a '''don Diego García Cáceres''' por '''don Pedro de Valdivia''' como reconocimiento por su participación en la conquista de Chile. Estas tierras eran delimitadas por el río Mapocho al norte, la actual calle San Pablo por el oriente, y la actual Avenida Brasil por el sur.
 
 
{{cita|Con la cabeza llena de chichones y los pulmones de polvo, el visitante entraba a Santiago por la interminable, sucia y desastrada calle San Pablo, que empezaba con ranchos, chicherías y canchas de bolas, terminaba casi en la plaza principal|Vicente Pérez Rosales, Recuerdos del Pasado}}
 
  
 
Estos terrenos pasaron a través de lazos hereditarios a manos de la familia Portales, convirtiéndose en una quinta de recreo llamada ''El Llanito de Portales''. Su propietario era '''José Portales Larraín''', padre del ex Ministro de la República '''Diego Portales Palazuelos'''. De acuerdo a '''Benjamín Vicuña Mackenna''', en 1828 la ciudad se perdía en los arbustos de El Llanito de Portales, y solo se veían "ranchos pajizos y los tendales de ropa del pobrerío" que se habían apropiado del recinto de ladrillos de la Casa de Huérfanos.
 
Estos terrenos pasaron a través de lazos hereditarios a manos de la familia Portales, convirtiéndose en una quinta de recreo llamada ''El Llanito de Portales''. Su propietario era '''José Portales Larraín''', padre del ex Ministro de la República '''Diego Portales Palazuelos'''. De acuerdo a '''Benjamín Vicuña Mackenna''', en 1828 la ciudad se perdía en los arbustos de El Llanito de Portales, y solo se veían "ranchos pajizos y los tendales de ropa del pobrerío" que se habían apropiado del recinto de ladrillos de la Casa de Huérfanos.
Línea 50: Línea 48:
 
''que el pueblo chileno''<br>
 
''que el pueblo chileno''<br>
 
''obtuvo en Yungay. ''<br>
 
''obtuvo en Yungay. ''<br>
 
Era una zona de vida apacible, un barrio de casaquintas coloniales entre árboles. Tanto así que '''Domingo Faustino Sarmiento''' lo recordaría como ''un pueblecillo a las afueras de Santiago''. Decía que era un conjunto residencial hermoso, donde "la especulación ha tenido los más felices resultados y una población numerosa se ha reunido para hacer salir del seno de la tierra, cual si hubiese sido sembrada, una hermosa villita con calles alineadas y espaciosas"
 
  
 
{{dato|Domingo Faustino Sarmiento no guardaba la mejor de las opiniones respecto de la población indígena: "''Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa calaña no son más que unos indios asquerosos a quienes mandaría colgar ahora si reapareciesen. Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así son todos. Incapaces de progreso. Su exterminio es providencial y útil, sublime y grande. Se los debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado''".}}
 
{{dato|Domingo Faustino Sarmiento no guardaba la mejor de las opiniones respecto de la población indígena: "''Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa calaña no son más que unos indios asquerosos a quienes mandaría colgar ahora si reapareciesen. Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así son todos. Incapaces de progreso. Su exterminio es providencial y útil, sublime y grande. Se los debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado''".}}
  
Inicialmente se estableció como una urbanización separada de la ciudad. Varias de las familias más acomodadas de la época instalaron grandes casonas, algunas de las cuales aún siguen en pie. La consolidación económica de los residentes en la década de 1850 dio paso a la construcción de palacios y casas con influencias europeas. En esta misma época se fundaron diversas instituciones en el Barrio, tales como '''la Casa de Orates''', la '''Hospedería para indigentes San Rafael''', y la '''Primera Escuela Normal de Preceptores''' (profesores). Junto a todo esto llegaron además personas que proporcionan servicios, como son los artesanos, zapateros, lavanderos, modistas, etc.
+
Era una zona de vida apacible, un barrio de casaquintas coloniales entre árboles. Tanto así que '''Domingo Faustino Sarmiento''' lo recordaría como ''un pueblecillo a las afueras de Santiago''.
  
Benjamín Vicuña Mackenna, mucho menos halagüeño que Sarmiento, comentaría en esta época que si se hubiesen hecho cuatro o cinco plazas habría quitado a este sector "su incurable tristeza, condensando su población en los macizos ocupados por habitaciones que hoy son simples tapias al derredor de un eriazo".
+
Inicialmente se estableció como una urbanización separada de la ciudad. Varias de las familias más acomodadas de la época instalaron grandes casonas, algunas de las cuales aún siguen en pie. La consolidación económica de los residentes en la década de 1850 dio paso a la construcción de palacios y casas con influencias europeas. En esta misma época se fundaron diversas instituciones en el Barrio, tales como '''la Casa de Orates''', la '''Hospedería para indigentes San Rafael''', y la '''Primera Escuela Normal de Preceptores''' (profesores). Junto a todo esto llegan además personas que proporcionan servicios, como son los artesanos, zapateros, lavanderos, modistas, etc.
  
Entre 1890 y 1930, se construyeron en la zona sur alrededor de 65 cités y conventillos, los cuales serían habitados por la clase media-media baja (campesinos provenientes del sur, obreros e inmigrantes). Estos planteaban un nuevo modelo habitacional de vivienda colectiva, y surgen en el contexto de la industrialización del país a inicios del siglo XX, en el cual, debido a la gran cantidad de migración de campesinos a la ciudad, y el hacinamiento de las clases populares, el Estado dicta la "''Ley de Habitaciones Obreras''", la '''primera ley social de la historia del país'''. Es así como se integra a la ciudad un importante parque habitacional de vivienda popular, que se caracteriza por un diseño denso, de alta habitabilidad, y bien integrado a los estratos sociales del barrio.
+
Posteriormente, entre 1890 y 1930, se construyeron en la zona sur del barrio alrededor de 65 cités y conventillos, los cuales serían habitados por la clase media-media baja (campesinos provenientes del sur, obreros e inmigrantes). Estos planteaban un nuevo modelo habitacional de vivienda colectiva, y surgen en el contexto de la industrialización del país a inicios del siglo XX, en el cual, debido a la gran cantidad de migración de campesinos a la ciudad, y el hacinamiento de las clases populares, el Estado dicta la "''Ley de Habitaciones Obreras''", la '''primera ley social de la historia del país'''. Es así como se integra a la ciudad un importante parque habitacional de vivienda popular, que se caracteriza por un diseño denso, de alta habitabilidad, y bien integrado a los estratos sociales del barrio.
  
 
Estos conjuntos suelen componerse de una serie continua de viviendas de uno o dos pisos, organizadas en torno a un espacio semi-publico perpendicular a la calle. Cuando este espacio dividía parcialmente la manzana se les denominaba citas, y cuando la cortaban, pasajes.
 
Estos conjuntos suelen componerse de una serie continua de viviendas de uno o dos pisos, organizadas en torno a un espacio semi-publico perpendicular a la calle. Cuando este espacio dividía parcialmente la manzana se les denominaba citas, y cuando la cortaban, pasajes.

Ten en cuenta que todas las contribuciones a Wikiexplora pueden ser editadas, modificadas o eliminadas por otros colaboradores. Si no deseas que las modifiquen sin limitaciones, no las publiques aquí.
Al mismo tiempo, asumimos que eres el autor de lo que escribiste, o lo copiaste de una fuente en el dominio público o con licencia libre (véase Wikiexplora:Derechos de autor para más detalles). ¡No uses textos con copyright sin permiso!

Cancelar | Ayuda de edición (se abre en una ventana nueva)