Cambios

Saltar a: navegación, buscar

Barrio Dieciocho

344 bytes añadidos, 25 agosto
Historia del Barrio
El nivel del estatus social de las construcciones se demarcaba de acuerdo a la cercanía a la entonces llamada Alameda de las Delicias. A mayor cercanía de la avenida, más alto el nivel de sus ocupantes. El '''[[Barrio Yungay]]''' y '''[[Barrio Brasil]]''', eran sus vecinos menos ostentosos.
Las principales calles del barrio fueron Dieciocho de Septiembre, Ejército Libertador, España y Vergara. Sus calles fueron adoquinadas en madera, y luego en piedra, siendo además enrieladas para tranvías tirados a caballos, llamados "''Tranvías a Sangre''". Se prohibía el tránsito de carretas, carretones y vendedores ambulantes, y solo se permitía el tránsito de caballos finos, carruajes y automóviles. Sus calles además, fueron dotadas de alumbrado a gas, glorietas y escaños para el descanso público. En 1885 la casa de Victor Echaurren se convirtió en la primera del país con iluminación eléctrica, hito que se celebró con el "baile de los cinco presidentes", entre los que se contaba Domingo Santa María, el mandatario en ejercicio.
{{calle|
Luis Cousiño falleció en Perú de tuberculosis a los 38 años, cuando el palacio aún se encontraba en construcción. Como otros tantos de su época, nunca pudo ver terminada la obra. Desde 1882, la residencia fue habitada por su viuda y sus seis hijos.
Sus salones, todos decorados con materiales traídos de Europa, poseen muebles y parquet tallados a mano, cortinajes bordados a mano, y cerámicas italianas, reflejo de la prosperidad económica de la época. Al lujo y opulencia se suman el uso de los últimos adelantos tecnológicos del momento, como un ascensor, y, maravilla de maravillas, el primer generador eléctrico de Sudamérica. Esta joya de la tecnología fue adquirida a '''Thomas Edison''', nada menos, amigo de la familia. Con el generador la familia cedió electricidad al vecindario que rodeaba el palacio. Escribiendo en París en 1888, Charles Wiener llamó a este palacio "la casa más lujosa de la ciudad".
Tras ser habitado por tres generaciones, la propiedad fue rematada por '''Arturo Cousiño Lyon''' en 1940. Es en este momento que el alcalde de Santiago en ese entonces, '''Pacheco Sty''', llegó un acuerdo para ceder el inmueble a la Municipalidad, que lo reservó como un sitio para alojar a visitantes insignes.

Menú de navegación